Blog


“Una terapia profunda, sutil e intensa. Un trabajo que le pide al terapeuta aprender a estar presente, soltar aquello que le impide ser, para poder ser con su cliente. Con este método uno acorta distancia con uno mismo para poder acercarse con amor y respeto al otro. Es aprender a escuchar los  mensajes del cuerpo. Es tocar sin agarrar, es acompañar sin invadir, es conectar sin pretenderlo.
A través de la terapia craneosocral biodinámica descubrimos que hay un mundo enorme más allá del cuerpo, con su propio ritmo y conciencia. Con la preparación adecuada,  conectamos con algo grande y trascendente, que los profesionales llaman Aliento de Vida.
Y eso puede ser esta terapia, estimular la Vida profunda que late en todos nosotros para volver a disfrutar de la salud y el bienestar esenciales que emergen de manera natural cuando por fin nos lo permitimos.”

Belén Blanco. Periodista y terapeuta

Extracto de la presentación de Robert Harris en la Conferencia de la Asociación Española de Terapia Biodinámica Craneosacral (octubre 2015)

“No estás controlado por tus genes, estás controlado por tus creencias”.

Bruce Lipton

Bruce Lipton dice que el entorno afecta nuestra biología, particularmente el medio celular, y, lo que es más importante, que nuestras creencias son una parte muy importante de ese entorno.
¿Cómo cambian nuestras creencias el entorno de la célula?

Según Lipton, “si el cerebro ve (percibe) a una persona y la mente (la interpreta) como a alguien que se ama, el cerebro libera oxitocina, dopamina, endorfinas, creando un ‘medio celular saludable’. Si la mente interpreta que la persona es peligrosa, el cerebro libera hormonas del estrés, lo cual puede ser dañino para las células.”

Lo importante es el filtro a través del cual nosotros percibimos el hecho y esto varía de persona en persona. La Terapia Craneosacral Biodinámica puede ayudar a limpiar ese filtro según el cuerpo va soltando traumas pasados. El paciente puede entonces percibir una situación de forma más realista en vez de a través de una lente teñida por traumas pasados, tales como un hecho de la infancia.

Extracto de la presentación de Robert Harris en la Conferencia de la Asociación Española de Terapia Biodinámica Craneosacral (octubre 2015).

Para poder lidiar con el estrés y las experiencias dolorosas, con frecuencia recurrimos al alcohol, las drogas, el tabaco, etc. Que pueden crear adicciones, muchas causadas por intentar evitar el dolor, lo cual no soluciona nada.

Y según dice Eckhart Tolle:

La adicción comienza con el dolor y acaba con el dolor”… De lo cual se hace eco El libro tibetano de la vida y la muerte que dice: “Hagas lo que hagas, no intentes escapar de tu dolor, sino acompáñalo”.

Tratar de escapar del dolor es lo que crea más dolor. Keith RIchards, uno de los componentes de los Rolling Stones, ex adicto a la heroína, habla de “el esfuerzo que hace la gente para evitar ser ellos mismos durante unas pocas horas”.

“Intentamos evitar quienes somos en realidad”, dice Richards.

“¿Cómo puede estar la gente con su dolor?”, pregunta Gabor Maté.

“Solamente si alguien les demuestra compasión”.

Sólo cuando hay compasión, la gente se permite ver la Verdad”.

“Los adictos necesitan una presencia compasiva que les permita experimentar su dolor sin tener que huir de él”.

Maté observa: “Vivimos en una sociedad que recurre a soluciones rápidas, en vez de apoyar a la gente para que sea ella misma”.

“Por supuesto, nosotros, los terapeutas craneosacrales, somos esa presencia compasiva”. Robert Harris.

Tras más de veinte años enseñando Terapia Craneosacral Biodinámica en España, me gustaría compartir contigo estas observaciones sobre la enseñanza, particularmente si estás pensando en desarrollar las habilidades utilizadas por un terapeuta craneosacral biodinámico.

En primer lugar, considero que la tarea es un arte, no se puede aprender sólo de los libros, está realmente basada en la experiencia y requiere práctica y paciencia, además de un poco de humildad. Las recompensas que proceden de ver los resultados son más que suficientes para compensar tu dedicación.

Es el arte de escuchar a otra persona con el fin de facilitar un cambio hacia una mayor expresión de la salud desde el punto de vista físico, mental, emocional, espiritual o una combinación de todos ellos.

Ofrece una verdadera alternativa a las formas de terapia actuales y es verdaderamente apropiada para bebés, niños, personas mayores y otras personas que necesitan un enfoque sutil y delicado. Además, es muy adecuada para adultos con problemas físicos, emocionales y espirituales.

Finalmente, mi sugerencia es que, si todavía no lo has hecho, experimentes una sesión de tratamiento con un terapeuta craneosacral biodinámico.

Podemos ponerte en contacto con alguno si nos llamas y también responder a tus preguntas sobre el curso.

Robert Harris.