Autora del artículo:
Esther Díaz

Mi nombre Esther Díaz, y tengo 37 años. Trabajo como Matrona en paritorio y además tengo una consulta de naturopatía, y terapia sexual y de pareja.
Escribo en estas lineas en primer lugar la palabra GRACIAS… al Universo y a Robert Harris y equipo, por acercarme a la TSC BIODINAMICA.

Por supuesto, ha sido en el momento perfecto de mi vida, a nivel personal, y profesional, ya que precisaba una toma de conciencia profunda y de reconexión con lo que de verdad importa. Yo conocí la terapia craneo-sacral hace 16 años, cuando terminé la residencia de matrona, pero inicié los estudios con una escuela argentina, con una perspectiva más bien estructural. Desde entonces, la he aplicado en los partos (incluido en los míos propios) con resultados espectaculares y también como herramienta de abordaje emocional en la consulta . La diferencia que he percibido durante este curso con la t.craneosacral de enfoque biodinámico, es la integración del todo, y la facilidad de “no hacer nada”, “no esperar resultados”, solo ser canal de luz y amor incondicional, dejando así al cuerpo movilizar sus propios recursos a favor de la Salud.

De este modo, desde la escucha activa y orientada al cuerpo del cliente, en el aquí y ahora, resulta sencillo y mágico a la vez, ya que la confianza en el Aliento de Vida hace retirar las expectativas y miedos a la hora de “poner las manos”. Ha supuesto también un cambio para mí a nivel personal, ya que es fundamental sentir la conexión con la Fuerza Universal del Aliento V. y a la vez el enraizamiento con la tierra para poder realizar la función de canal neutro y entender que la fuerza sanadora más importante que existe y mueve el mundo es el amor… Por tanto, integrar esto en el ambito familiar también supone un cambio de paradigma y el acercamiento a una existencia más conectada y a la vez más sencilla, pues como dice Robert,” menos es más”…

Puedo compartir como ejemplo de un caso de una gestante amiga mía, embarazada de 33 sg, que acudió a realizar un monitor porque notaba dolores abdominales, tipo contracciones y estaba pasando una racha de muchisimo estrés laboral. En la imagen 1 se puede observar la linea de abajo (dinámica uterina), contracciones irregulares pero intensas. Después de TSC biodinámica y 2h de descanso, se puede valorar en la imagen 2, como la dinámica uterina ha cedido, sin necesidad de medicación o sueroterapia. Fue uno de mis primeros casos donde apliqué la TSC, y recuerdo los primeros miedos ante los resultados, sin embargo la idea de reaprender, solo confiando y permitiendo al cuerpo expresarse, me fue haciendo sentir más segura, emocionada e ilusionada.

Otro caso para señalar fue una gestante a término intraparto, que estaba teniendo un proceso de parto activo ralentizado, dilatando muy lentamente. AL realizar TSC, conecté con la sensación corporal de necesidad de espacio, en sus tejidos, a nivel interno, fluido, más que pélvico estructuralmente hablando. El feed back de la parturienta coincidía con lo que al tacto yo podía sentir y fue muy bello poder comprobar que solo ampliando la percepción y permitiendo a la unión mamá bebé expresarse con espacio amplio e infinito… la dilatación sucedió en breve tiempo y el recién nacido vino al mundo de un modo íntimo, respetuoso y lleno de amor. Se puede visualizar como cambian las contracciones tras la TSC, (imagen 3), tornándose más intensas y como en la gráfica de partograma (imagen 4), va acelerándose la dilatación desde las 21.30 que se realiza la TSC.

Resumiendo, la terapia craneosacral biodinámica ha cambiado mi vida personal y profesional, facilitándola y haciendo que la confianza en la vida y en el amor incondicional sean los principales ingredientes del cóctel mágico que supone…estar vivos, y …presentes.

Gracias Robert y equipo.